La Golondrina Destacado

La señora Amelia, una severa profesora de canto, recibe en su casa a Ramón, un hombre joven que desea mejorar su técnica vocal para cantar en el memorial de su madre fallecida recientemente. La canción elegida, La golondrina, tiene un significado especial para él y, al parecer, también para Amelia, quien a pesar de sus reticencias iniciales accede a darle una primera clase.

Por Nuria Araguás. Fotos cedidas por LaZona

golodrina2medida que la tarde avanza, los dos personajes van desgranando detalles de su pasado, profundamente marcado por un atentado terrorista de signo islamista que sufrió la ciudad el año anterior. El significado real de ese ataque, las motivaciones del terrorista y la alargada sombra de sus víctimas provocan un duro enfrentamiento entre Amelia y Ramón que les lleva a descubrir la verdad sobre aquellos terribles acontecimientos, una verdad que les obliga a reflexionar sobre sus propias identidades, la aceptación de la pérdida y la fragilidad del amor, desnudándose hasta tal punto que sus destinos quedarán unidos para siempre en un canto común a la vida.

La golondrina habla de todos esos lugares donde la barbarie asesina ha estado, la rambla de Barcelona,  la sala Bataclan de París, o en el paseo marítimo de Niza, o en el bar Pulse de Orlando... y trata de comprender el sinsentido del horror, las consecuencias del odio y las estrategias que utilizamos para que no nos destruyan el alma.

Cuando Amelia y Ramón se conocen, tienen dos caminos ante sí: pueden elegir odiarse o caminar juntos. Los dos tienen motivos para hacerse aún más daño del que han sufrido o reconocerse en el dolor del otro para no permitir que las bestias ganen.

Teatro Infanta Isabel

Barquillo nº24. Madrid

En cartel hasta el 5 de mayo

fc(C) 2012 Monev Software LLC / www.hechoconmogollondeamor.com            Evasión es Propiedad de Diálogo Diez S.L. Aviso legal