Agosto 06, 2020

El chef Daniel Napal pone en alza el valor de los productos locales apostando por los pequeños productores para crear exclusivos platos con ingredientes 100% naturales y de temporada

Fotos y texto Acción y Comunicación.



Con sello de calidad

El Antiguo Convento Catering, que lleva más de 10 años organizando catering en toda la Comunidad de Madrid, aterrizaba el pasado año en la planta 33 de Torre Espacio para hacerse cargo de la gestión de su restaurante gastronómico, Espacio 33. Al frente de sus fogones, se situaba el chef Daniel Napal, quién con el único objetivo de ofrecer una cocina del más alto nivel, reinventó su oferta gastronómica con una carta variada y original, y dotó al restaurante de una identidad propia.

Creer en el producto

En esta nueva etapa la gastronomía de Espacio 33 se ha caracterizado, sin duda, por la excelencia de las materias primas. Una máxima que ahora el restaurante lleva a su punto culmen abogando por pequeños productores locales, apasionados de sus oficios que mantienen la tradición familiar a lo largo de generaciones. Huevos de  procedentes de la localidad abulense de El Barraco, carnes del ganado de La Finca de la familia Jiménez Barbero o quesos artesanos de Cantabria de La Jarradilla son algunos de los productos que componen platos como lomo de buey de La Finca con gnoquis a la barbacoa de enebro y piñones, los huevos de gallinas felices a 63º con boniato, tocineta ibérica y un golpe de trufa, morteruelo de caza con queso de La Jarradilla y gratén de verduras de temporada. 

Pequeños detalles

res332

La pasión por el producto que se proyecta en Espacio 33, se aprecia en todo momento. Desde su tradicional aperitivo madrileño con vermú de elaboración artesanal de la casa Izaguirre acompañado de aceitunas gordal traídas de Aragón, con el que reciben a sus clientes, hasta pequeños detalles como el aceite de oliva Picual de Castillo de Canena, envasada previo pedido, o sal gris procedente del Delta del Ebro.

En lo más alto

Pero Espacio 33, es un restaurante que no sólo permite el deleite del paladar, sino el de los cinco sentidos. Tanto en la sala, como en uno de sus cuatro espacios privados independientes, capaces de albergar desde 4 personas hasta 16, el restaurante más alto de la capital se presenta envuelto en cristal, donde el cliente a más de 160 metros del altura, siente como el cielo le abraza mientas degusta una gastronomía sencillamente exquisita y se recrea con unas inmejorables vistas. Un espacio sofisticado con mesas vestidas de largo, una atmósfera íntima y tranquila y un excelente equipo de profesionales, convierten a este local en el lugar idóneo para celebrar una comida de empresa, una cena en pareja o un evento especial. 

Punto de encuentro

Paseo de la Castellana, 259 D.
Edificio Torre Espacio, planta 33.
www.espacio33.es

 

Sumario

descarga148