Marzo 29, 2020

ENTREVISTA

Siempre me ha caído bien David Otero, era para mi la cara más de músico de El Canto del Loco, aunque después de la separación del grupo fue Dani Martín el que despuntó comercialmente y poco a poco se convirtió en un verdadero icono de la música joven. Pero David sigue y me consta que no para, es carne de estudio, se pasa los días pensando grabando arreglando y componiendo porque, como él dice , es lo que más le gusta hacer. En eso también se parece a mi. Hay una parte imprescindible en la gente que de verdad adora la música y es que el estudio es el único sitio válido, el de la gloria y el fracaso, el de la ilusión y la decepción, el lugar perfecto para sufrir todos los pasos del proceso de la creación, uno de los más intensos que conozco.

Navegar en un barco que nunca sabes si va a llegar a buen puerto y que a veces llega mucho más lejos de lo que tú te imaginaste nunca y a veces también se hunde tan rápido que no te da ni tiempo para recoger las cosas que también se hundirán con el fracaso. Pero el fracaso también pienso que es el mejor compañero de la creatividad, el éxito paraliza y en exceso es un gran problema para los artistas que lo que de verdad quieren es avanzar y superarse a sí mismos.

En mis largas conversaciones con Ray Heredia ( el Kurt Cobain del flamenco) el siempre me hacía hincapié en  sus viajes a Japón y a China con cuadros flamencos, se le iluminaba la cara, se llenaba de orgullo y no paraba de decirme que lo más grande de la vida era viajar a lugares lejanos y llevar el flamenco como único equipaje. Realmente difícil conseguir algo así con el rock o con el pop porque ahí sí que nos llevan años luz los americanos o los británicos. Pero con el flamenco no, amigo... no.

No sabéis el furor que existe muy lejos de aquí cada vez que Paco de Lucía sacaba su guitarra o cuando Camarón abría la boca y Mick Jagger o Quincy Jones morían de envidia ante tanto arte y decían lo quiero, lo quiero ... Mick llegó a pedir unos calzoncillos de Camarón para ver si se le pegaba algo … habla del arte y de la voz obviamente.
Pues mi invitado de hoy me habla desde Los Ángeles, está de gira allí por segunda vez este año sin contar sus visitas a Asia, a Europa Central y a Sudamérica y, ¿haciendo qué? Pues llevando arte y duende allá por donde va. Es Farruquito, uno de los mejores bailaores que tenemos en este país y que recorre el mundo año tras año llenando teatros.

Página 1 de 6

Sumario

descarga148

Please publish modules in offcanvas position.